Guía básica del cuidado facial

Casi la totalidad de mis pacientes que acuden a una valoración médica estética inicial, tienen grandes dudas y errores en la forma en que realizan su cuidado facial. Aprender a mejorar las técnicas del cuidado facial nunca será tan sencillo, ya que depende de la individualidad de cada paciente, del tipo de tono piel, si posee una piel con tendencia ‘seca’, si padece de acné, si es una persona que trabaja mucho en la computadora, de la edad del paciente, si es varón o mujer, etc.


La forma más fácil de aprender a cuidar nuestra piel del rostro, es muy distinta a la forma en que debemos cuidar nuestra piel corporal, ya que por naturaleza, tienen características distintas, que hacen que deba tratarse de diferente manera, y, por tanto, requiere la utilización de distintos productos de cuidado dermatológico.


A continuación anunciaré los principios básicos del cuidado facial en cualquier persona mayor de edad. Esta guía, repito, es para que conozcan los mínimos cuidados que debemos tener con nuestra salud dermatológica:


1. Hidratación


Es necesario mantener un adecuado estado de hidratación general bebiendo agua potable, ya sea alcalina o no. Teniendo una adecuada ingesta de agua, nuestra piel mantendrá como reflejo, una apariencia más hidratada y con menos líneas de expresión. Dependiendo nuestra actividad física y laboral, y la temperatura ambiental, lo más aconsejable es beber en promedio dos litros de agua diariamente.


2. Lavado


Nuestro lavado facial debe ser al menos de dos veces al día, al despertar y antes de acostarnos a dormir por la noche. Debe ser siempre con agua a una temperatura fría-templada, para mejorar el tono de la misma. Es totalmente aconsejable utilizar un dermolimpiador facial con p.H. balanceado y “NUNCA”, utilizar el mismo jabón corporal para el rostro. Les aconsejo acudir con un profesional de la salud que les oriente a escoger el más indicado para tu tipo de piel, ya que una piel deshidratada o ‘seca’ necesitará de un dermolipiador distinto a aquel paciente que tiene una piel con tendencia grasa o ‘húmeda’.


3. Exfoliación


Es muy aconsejable que nuestro lavado facial diario siempre sea solamente con la mano y únicamente con la mano, es decir, sin utilizar fibras naturales o mucho menos sintéticas. La exfoliación mecánica, es decir con partículas sólidas, es una herramienta al alcance de todos, y es una buena práctica. La piel del rostro, debe de exfoliarse de esta manera, una sola vez cada semana. No hay necesidad de hacerlo más veces por semana, ya que puede perjudicar nuestra salud dermatológica en lugar de beneficiarla. Existen otros tipos de exfoliaciones de tipo químicas, como los “peelings suaves”, que son una mejor herramienta para limpiar los poros tapados y remover impurezas de la piel. Estas exfoliaciones químicas deben ser siempre realizadas por un experto profesional en el cuidado de la piel, tengan mucho cuidado.


4. Secado


Después de nuestro lavado facial, es necesario secar nuestro rostro siempre con una toalla blanca y limpia, preferentemente de algodón. Nunca sequen su rostro con la misma toalla que utilizan para secarse las manos. La forma correcta de secar el rostro es dando ‘golpecitos’ suaves con la toalla sobre nuestro rostro, para retirar el exceso de humedad. Nunca dejen secar el agua sobre su piel por sí sola, ya que puede provocarles irritaciones e infecciones con algún tipo de hongo.

5. Humectación


La humectación siempre será una gran oportunidad para aportar a nuestra piel, aquellas condiciones que más necesite, según las distintas circunstancias de cada paciente. Al igual que con el dermolimpiador, lo más aconsejable es siempre utilizar una crema dermatológica especializada en el cuidado de nuestra piel y en sus necesidades particulares. Existen distintas marcas comerciales, unas mejores que otras. Existen distintas formulaciones para cada necesidad: piel con tendencia al acné, piel con exceso de brillo, piel ‘seca, piel desvitalizada, piel con flacidez, piel sana, piel con manchas oscuras, etc. Lo más aconsejable nuevamente es invertir en una crema facial dermatológica de gran calidad, que tenga los mejores beneficios para nuestra piel del rostro y cuello.

6. Fotoprotección


En el número pasado de nuestro blog, hablé de la relevancia actual de usar fotoprotección. Esta, debe ser una costumbre obligatoria, hoy más que nunca. “Después de la humectación, viene la protección”. Utilicen fotoprotectores testados y probados dermatológicamente; nuevamente les sugiero utilizar aquellos que tengan un factor de protección solar (FPS) mayor a 30 hasta el 50+. Podemos encontrar excelentes fotorprotectores incluso ya con maquillaje en polvo o líquidos, son una extraordinaria herramienta.

7. Alimentación


Una alimentación sana, reducida en azúcares o en carbohidratos, bien balanceada, con un adecuado aporte de ácidos grasos naturales y antioxidantes, es la mejor manera para mantener nuestra piel sana y con el mejor aspecto. Hay un viejo dicho que dice: “somos lo que comemos”, y tiene mucha razón. La calidad de los alimentos que ingerimos, se reflejará en nuestra apariencia y más importante, en nuestra salud.

8. Visita al profesional de la salud


Un profesional de la salud es una herramienta valiosa que nos ayudará a lograr tener una mejor salud que se plasmará en nuestra apariencia. Olvidemos ya de una vez que al médico solo se le visita cuando estamos enfermos. Hoy día las recomendaciones giran en torno a que debemos visitar a nuestros profesionales de la salud, antes de manifestar cualquier tipo de enfermedad o sintomatología, para que con su experiencia, nos ayuden a detectar, prevenir y corregir situaciones antes que se manifiesten. La medicina preventiva, es la mejor y más barata herramienta para la salud.

9. Otros cuidados


Existen muchos otros cuidados más especializados para nuestra piel: plasmas ricos plaquetarios, peelings químicos, láseres especializados, uso de fibroblastos autólogos, cremas especializadas, ácido hialurónico, suplementos, multivitamínicos, etc. Cada día los avances en la tecnología, nos brindan mayores y mejores herramientas para nuestro cuidado facial.


Estos son los principios básicos de un muy buen cuidado facial, espero que sea de su utilidad y que les ayude a mantener en mejores condiciones su salud dermatológica facial. Quedamos atentos a sus comentarios y sugerencias, que con gusto resolveremos.

  1. “México ocupa el tercer lugar en tratamientos estéticos a nivel mundial” (2014) SDPNOTICIAS.COM. Consultado el 19 de febrero de 2016. <http://www.sdpnoticias.com/estilo-de-vida/2014/11/23/mexico-ocupa-el-tercer-lugar-en-tratamientos-esteticos-a-nivel-mundial>. 2.

  2. 1 Cíntora A. ¿Puede darse una legitimación biológica de nuestras facultades cognoscitivas? En: Los presupuestos irracionales de la racionalidad. México: Anthropos, UAM; 2005

 

Belvid, medicina para tu belleza.

Atentamente,

Mtro. Gustavo A. Rojas Juárez, M.D.

Céd. Prof. 6175785

Médico cirujano recertificado

Docente universitario

CEO y Head Leader de Belvid

Maestro en dirección de instituciones de salud Doctorando en Bioética

Sígueme: @dr_gustavorojas

#cuidadofacial #rostro #medicinaestética #piel #hidratación #exfoliación #humectación #fotoprotección #alimentación

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square