Toxina botulínica. Recurso preventivo y correctivo contra las líneas de expresión.

-No hay conflicto de intereses de por medio en la publicación de este escrito

-No hay convenio alguno con ninguna empresa para la publicación de este escrito.


Hemos escuchado u oído mucho en torno a la toxina botulínica. Sabemos que en México, los procedimientos para la aplicación de la toxina botulínica, ocupan el primer lugar de los tratamientos de la medicina estética. Verdaderamente con el paso del tiempo, hemos visto la gran seguridad y los extraordinarios resultados conseguidos con el empleo de esta herramienta.


La toxina botulínica tiene diferentes marcas comerciales, las cuales son las que conocemos y/o hemos oído hablar de ellas. Por lo mismo también existen en el merado diferentes tipos de presentaciones, elaboraciones y protocolos de aplicación. Cabe mencionar que existen dos principales tipos de toxina botulínca: la de ‘tipo A’ y la del ‘tipo B’. Ambas son ampliamente utilizadas, pero en diferentes circunstancias clínicas y médicas. Son utilizadas principalmente en el campo de la gastroenterología, en la oftalmología, en la neurociencia, en la medicina rehabilitación física, en la medicina deportiva, dermatología y en la medicina estética.


La toxina botulínica, como su nombre lo indica, es una toxina que proviene de una bacteria bacilo llamada clostridium botulinum. Esta toxina, es producida y obtenida en los laboratorios a partir de la ingeniería y la ciencia. En condiciones normales y regulares, la toxina del tipo A, es la que comúnmente utilizamos en la medicina estética para tratar las líneas de expresión.


Es cierto que la toxina botulínica se usa mayormente en este tiempo. Con el paso del tiempo, hemos aprendido y mejorado el conocimiento para su uso, las técnicas de obtención, la utilización y las distintas técnicas de aplicación.


También es totalmente cierto, que los hombres, cada vez utilizamos más y más este recurso para lucir una apariencia más armónica y menos cansada, que proyecte una apariencia más jovial y descansada.


Hoy día con las técnicas correctas de aplicación, es fácilmente asequible conseguir extraordinarios resultados, tanto para mujeres como varones. A continuación mencionaré los diferentes sitios anatómicos en los cuales podemos utilizar la toxina, para conseguir estos resultados.


1. Patas de gallo


2. Frente


3. Entrecejo


4. Levantamiento de la ceja


5. Líneas de conejo o “bunnie lines”



6. Líneas perilabiales o “código de barras”



7. Bandas platismales del cuello


8. Escote



Definitivamente el empleo de la toxina botulínica tiene que ser empleada por un profesional y experto en su utilización. Nunca permitas que nadie más que un médico preparado, te aplique toxina botulínica, ya que como cualquier sustancia, puede ocasionar algunos efectos adversos, si es más aplicada. Entre los efectos adversos más frecuentes podemos mencionar: parálisis facial parcial, caída del párpado, asimetrías de la expresión facial, problemas para masticación y succión.


El efecto de la toxina botulínica no es permanente, por supuesto. En promedio, y esto dependiendo del laboratorio, puede tener una duración el efecto entre tres y cuatro meses. Rara vez, conseguimos resultados que vayan más allá de seis meses. Por lo que te advertimos, nunca te dejes engañar por charlatanes que prometen más de lo que te ofrecen.


La toxina botulínica hoy día, es aprobada para su utilización preventiva. Es decir, se puede administrar a una dosis menor y en los sitios anatómicos precisos, para retrasar la aparición de líneas de expresión facial que no den una armonía facial. En promedio y de forma general, podemos decir que para un uso preventivo, la toxina botulínica puede aplicarse a partir de los 30 años de edad. Pero para un uso correctivo de las líneas de expresión, dependerá de la edad de aparición.


Es un mito que una vez que te aplicas la toxina botulínica y termina su efecto, las líneas de expresión surgen de forma espontánea con más cantidad y mayor dinamismo. También es un mito que cada vez necesitas mayor cantidad del producto y por tanto el precio será más caro. Te sugiero que te acerques con toda confianza con el médico profesional, para que te oriente y te sugiera el tratamiento más adecuado para tu condición.

 

Belvid, medicina para tu belleza.

Atentamente,

Mtro. Gustavo A. Rojas Juárez, M.D.

Céd. Prof. 6175785

Médico cirujano recertificado

Docente universitario

CEO y Head Leader de Belvid

Maestro en dirección de instituciones de salud Doctorando en Bioética

Sígueme: @dr_gustavorojas

#botox #toxinabotulínica #arrugas #medicinaestética #belvid #líneasdeexpresión #patasdegallo

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square